Preguntas frecuentes a un notario: Varios

“¿No es lo mismo un préstamo que un crédito?”

Los créditos y los préstamos son productos que nos permiten conseguir financiación, sin embargo presentan diferencias bastante importantes que no siempre los usuarios de servicios financieros tienen presentes en la contratación de estos productos.

El préstamo es una operación a medio o largo plazo por la cual el Banco le presta la cantidad determinada de dinero, que usted necesita  la adquisición o inversión en bienes con importe conocido con antelación, y que va a ser devuelta dentro de unos términos establecidos.

Esta operación está pensada para financiar operaciones concretas de compras, ampliaciones, reformas, etc… el importe de las cuales se puede especificar con exactitud.
El precio que se paga por disponer de la póliza de préstamo puede ser fijo o variable, y suele incluir unas comisiones (por la concesión o apertura del préstamo, por la amortización total o parcial antes del plazo estipulado…) y unos intereses, que se liquidan de forma periódica y que pueden ser de tipo fijo o variable junto con la parte correspondiente del capital del préstamo que se devuelve (amortización), salvo que se haya pactado algún período inicial de carencia en el que sólo se pagan intereses, sin amortizar todavía capital.

204940947-2-rigaudier-prestamos-y-credito

En cambio, un crédito es una operación en la que la entidad financiera pone a disposición del cliente un capital del que va disponiendo en función de sus necesidades financieras. El cliente únicamente paga intereses sobre la cantidad dispuesta y una pequeña comisión sobre el saldo disponible pero no dispuesto.

Es una operación que se suele conceder a corto plazo, sin perjuicio de que transcurrido ese plazo se renueve el crédito siempre que lo consientan ambas partes (aunque variarán las condiciones, al alza o a la baja, en función de las circunstancias financieras). Suele pedirse por empresarios o profesionales que necesitan disponer de liquidez efectiva (circulante para el negocio) en momentos puntuales, pero desconocen cuándo y en qué cantidades exactas.

 

Existen una serie de diferencias básicas entre los préstamos y los créditos:

  • En el préstamo la cantidad prestada se pone a disposición del capital de una sola vez en el momento inicial, mientras que en el crédito solo se dispone de la cantidad necesaria en cada momento.
  • Mientras que en el préstamo el saldo financiero siempre es a favor del prestamista (unilateral), en el crédito el saldo financiero puede ser a favor de ambas partes (bilateral), puesto que el cliente puede efectuar ingresos que superen al saldo vivo del crédito.
  • En los préstamos hay que pagar intereses desde el momento en que se entrega el capital, mientras que en los créditos se abonarán intereses cuando se disponga del capital necesario.
  • Mientras que el crédito se puede renovar varias veces a su vencimiento, el préstamo ha de amortizarse en el plazo convenido.
  • El plazo del crédito suele ser menor que el del préstamo.
  • Los tipos de interés suelen ser más altos en los créditos que en los préstamos.
  • Los usuarios de los créditos suelen ser profesionales y pequeñas y medianas empresas que necesitan tener cubiertas sus necesidades de tesorería en momentos muy puntuales. Los préstamos se utilizan para adquirir bienes de alto valor.

Entre los productos más habituales que se articulan como préstamo encontrarmos la hipoteca, con unas características bastante diferenciadas de otros préstamos como puede ser la financiación de un vehículo.

Por otra parte, en la modalidad de créditos hay un producto estrella en el mercado, la tarjeta de crédito, la cual requiere una serie de recomendaciones para su utilización razonable y que no nos depare sorpresas desagradables.

Soñar-con-estudiarEnlaces relacionados:

La póliza

Anuncios

Turismo rural: otra forma de conocer Galicia

En las Rias Baixas y en las Altas, en la Ribeira Sacra o en el Camino Francés hacia Santiago. De punta a punta, Galicia hay que recorrerla con lentitud porque ese es el ritmo que la caracteriza. Así es cómo se descubren sus paisajes, sus gentes, su recortada costa y también sus pueblos que hacen alarde de arquitectura popular, de cruceiros, pallozas y calles empedradas, de pazos, santuarios y hasta recintos amurallados.
Una perfecta forma de conocerla? El turismo rural:

Una construcción del siglo XVIII, una antigua fábrica de salazón con el horizonte abierto a la inmensidad del Atlántico o una casa de labranza son algunos de los ejemplos del rico patrimonio arquitectónico rural de Galicia. Y es precisamente esa variedad la que hace que la oferta gallega de alojamientos de Turismo Rural sea singular y una de las más atractivas de España.

Los pazos y las casas solariegas forman parte inseparable del paisaje y de la identidad gallega. Las casas de labranza, también confortables pero menos lujosas, permiten el contacto directo con la vida del campo y sus gentes, e incluso ofrecen participar en las labores agropecuarias propias de la zona o a lo largo de las distintas rutas del Camino de Santiago.

Nos encontramos ante una nueva forma de hacer turismo. Las características geográficas de nuestro entorno rural, la variedad y frondosidad de sus paisajes interiores, con los infinitos matices de sus verdes, los innumerables ríos y arroyos, un hábitat diseminado y sin los agobios urbanos, un relieve suavemente accidentado, fiestas y romerías que mantienen antiguas costumbres y tradiciones, muchas de ellas relacionadas con las labores de campo, facilitan el poder ofertar una gama variadísima de posibilidades. Un auténtico paraíso para descubrir. Una forma ideal de descansar y ponerse en contacto con la naturaleza, sobre todo cuando el viajero busca con preferencia la naturaleza intacta y las curiosidades que la rodean.

(leer más)

15976607942_5be86fecf8_k

¿Qué es y para que sirve la Apostilla de La Haya?

La apostilla es una certificación aprobada por la Convención de La Haya de 1961 para certificar la autenticidad de la firma del documento y permitir su uso en países extranjeros. El certificado se adjunta al documento original para que este último tenga validez en otros países.

A través de la denominada Apostilla de la Haya un país firmante del Convenio de la Haya reconoce la eficacia jurídica de un documento público emitido en otro país firmante de dicho Convenio.

El trámite de legalización única -denominada apostilla- consiste en colocar sobre el propio documento público una apostilla o anotación que certificará la autenticidad de los documentos públicos expedidos en otro país. Los países firmantes del XII Convenio de la Conferencia de La Haya de Derecho Internacional Privado de 5 de octubre de 1961 reconocen por consiguiente la autenticidad de los documentos que se han expedido en otros países y llevan la apostilla.

La Apostilla de la Haya suprime el requisito de legalización diplomática y consular de los documentos públicos que se originen en un país del Convenio y que se pretendan utilizar en otro. Los documentos emitidos en un país del Convenio que hayan sido certificados por una apostilla deberán ser reconocidos en cualquier otro país del Convenio sin necesidad de otro tipo de autenticación.

Es decir, los documentos españoles se deben de legalizar con la Apostilla de La Haya en España. Este trámite se realiza en el Tribunal Superior de Justicia de cada Comunidad Autónoma o en el Colegio de Notarios, dependiendo del tipo de documento.
Apostilla_de_la_hayaLa apostilla se aplica únicamenre a documentos públicos, y puede aplicarse en:

a) Documentos dimanantes de una autoridad o funcionario vinculado a una jurisdicción del Estado, incluyendo los provenientes del Ministerio Público o de un secretario, oficial o agente judicial.

b) Documentos administrativos.

c) Certificaciones oficiales que hayan sido puestas sobre documentos privados, tales como la certificación del registro de un documento, la certificación sobre la certeza de una fecha y las autenticaciones oficiales y notariales de firmas en documentos de carácter privado.

Sin embargo, no se aplicará a:

a) A los documentos expedidos por funcionarios diplomáticos o consulares.

b) A los documentos administrativos relacionados directamente con una operación comercial o aduanera.

En el siguiente enlace encontrará un listado con los países adheridos en la actualidad al Convenio.

¿Qué es una escritura?

La escritura es un documento público otorgado ante notario que ofrece la máxima seguridad jurídica en nuestro Derecho. Tiene unos efectos poderosos, regulados específicamente por las leyes, que superan con mucho los que tiene un documento privado. Las Administraciones, los jueces y la sociedad en general atribuyen credibilidad absoluta a los hechos o declaraciones que constan en una escritura pública.

Se sustenta sobre una normativa precisa, reúne condiciones de autenticidad (lo que en ella se recoge es cierto), ejecutoriedad (el acuerdo se lleva a la práctica sin necesidad de más pruebas) y legalidad (se ajusta a lo que dicen las leyes). Los particulares que firman una escritura pública tienen la seguridad de que nadie podrá poner en duda su veracidad.

Es un documento íntegro que no precisa ninguna comprobación o contraste y que tiene, por sí mismo, la plena eficacia que le da la ley desde el mismo momento en que el notario lo autoriza. Es un instrumento ejecutivo que posee fuerza probatoria de las fechas, de los hechos y de las declaraciones que contiene.

La escritura sólo circula mediante copias, ya sean en papel o electrónicas; la matriz que contiene las firmas originales de los otorgantes se guarda formando protocolo en el despacho del notario que la autoriza. Posteriormente pasa a los archivos notariales de cada Colegio y luego al Archivo Histórico. La escritura pública es para siempre.
8452206331_a620460843_b(Fuente)

Recuerde… No firme nada que no entienda

Todo lo que se pone en una escritura es importante, tiene su por qué y su para qué.

El notario tiene el deber y el placer de informarle de todo lo que contiene la escritura y usted no entienda, pero además no le cobrará más por hacerlo; es un absurdo no preguntar todo lo que no se entienda, y comentar sus problemas y necesidades con el Notario, así este conocerá dichos problemas y necesidadesy podrá asesorarle mejor, e informarle según sus necesidades.

SELLO_NUEVO